La reducción de riesgos a la salud de quienes fuman cannabis

Uno de los aspectos poco abordados en la discusión sobre la legalización de la cannabis es cómo reducir el impacto que tiene el consumo de marihuana en la salud. El fumador promedio sabe poco sobre qué estrategias puede emplear para disminuir los efectos nocivos que fumar tiene sobre su cuerpo. Con este artículo trataremos de ofrecer algunos consejos al respecto.

En México (y en muchos otros países), las campañas relacionadas con las drogas solamente se enfocan en promover la disuación del consumo, mayormente a través del miedo. La “información” que se provee tiene que ver con los efectos negativos, muchas veces exagerados para que la cosa se vea más dramática, pero no existen campañas enfocadas a aquellos que ya consumen drogas, para enseñarles a reducir los riesgos a su salud En LegalizaColima creemos que el tema de las drogas (y el de la marihuana, en particular) debe tratarse como una cuestión de salud pública, no de seguridad pública, y que desde esta perspectiva es necesario contemplar campañas y programas para educar respecto a cómo evitar daños mayores a la salud a través del uso consciente de las sustancias psicoactivas.

Ahora bien: desde que concebimos LegalizaColima definimos algunas cuestiones sobre lo que sería y lo que no sería este proyecto, y una de las cosas que tenemos claras es que este no es un sitio para invitar a la gente a consumir marihuana, ni un espacio para la propaganda a favor de que crezca el número de fumadores. Así lo planteamos en nuestra página de Preguntas Frecuentes y lo reiteramos en el Aviso Legal, y lo hemos cumplido. Con eso en mente, cabe la siguiente aclaración: este artículo no pretende invitar a nadie a fumar, sino que está dirigido a aquellas personas que ya consumen marihuana y que la han hecho parte de su cotidianidad, con la intención de promover un estilo de vida más saludable sin dejar de disfrutar de la planta.Fumar marihuana y un estilo de vida saludable no son cosas incompatibles

Así las cosas, lo primero que tenemos que decir es: si tú nunca has fumado marihuana, no te invitamos que empieces a hacerlo. Seamos claros: la marihuana sí causa un daño a tu salud. No al grado que organizaciones como el Centro de Integración Juvenil te quieren hacer creer, pero es indudable que introducir humo caliente a tus pulmones y sustancias ajenas a tu organismo va a tener un efecto en tu salud, como ocurre con un cigarro de tabaco, con una bebida alcohólica y con otras drogas. Por eso, insistimos, el primer punto de este artículo es ese: si no eres un fumador de marihuana, no te proponemos a que empieces a hacerlo. La mayor parte de los seres humanos vive toda su vida sin nunca fumar marihuana y se la va llevando felizmente. Ese es el punto número uno.

Si tú ya eres consumidor de marihuana, a través de este texto te queremos hacer algunas recomendaciones para reducir los efectos nocivos que la planta puede tener en tu cuerpo.  Se trata de propuestas muy prácticas y concretas, pequeñas modificaciones de conducta que, a la larga, pueden tener un impacto importante en tu bienestar.

° Lugar, compañía y circunstancia. Cuando fumes, asegúrate que las condiciones de lugar y compañía son las adecuadas para hacerlo. No fumes con gente a la que no le tienes confianza o con la que no estés seguro de poder contar en caso de un problema (sea de salud o legal). Recuerda que, especialmente en quienes no tienen experiencia fumando, la marihuana puede provocar episodios de paranoia (también sucede cuando la hierba tiene una potencia superior a aquella a la que estás acostumbrado), así que cuida que el entorno y la circunstancia en que fumas sea confiable, que no vayas a tener sobresaltos, y que las personas con las que lo haces son gente que, llegado el caso, puede cuidar de ti y no va a tomar ventaja de tu persona si pierdes el control de tu motricidad o de tu conciencia.

° Al fumar, no retengas de más el humo. Esto provoca un daño extra, e innecesario, a tus pulmones. Es un error común el creer que si mantienes más tiempo el humo en los pulmones vas a obtener mayores efectos. En realidad, el cuerpo realiza el trabajo de absorción muy rápidamente, y no es necesario aguantar la respiración o retener el humo por más tiempo de lo que sería una fumada “estándar”. Con esto, solo le causas un daño mayor a tu aparato respiratorio.

° Usa bongs o vaporizadores. Las pipas de agua, o bongs, tienen varias ventajas por sobre las pipas comunes o los cigarrillos, pues enfrían el humo y filtran una importante cantidad de sustancias que ya no llegarán a tus pulmones. Los vaporizadores, por otra parte, son aún mejores, pues no absorbes humo, sino vapor, y se reduce significativamente el daño a tu aparato respiratorio. Ciertamente, los vaporizadores son caros y más difíciles de conseguir, pero sin duda son una inversión que vale la pena.

° No te fumes las choras, mejor intégralas a un nuevo cigarro. Fumar las choras (colillas) de los cigarrillos de marihuana es una práctica peligrosa porque hace que tus labios y en general tu boca estén en contacto más cercano con el fuego, lo cual tiene efectos graves en tu salud. Sabemos que uno de los mandamientos de un fumador es no desperdiciar nada; está bien, pero no lo hagas a costa de tu bienestar. En todo caso, usa las choras para armar un cigarro nuevo, y dentro de lo posible, utiliza filtros (los puedes conseguir en cualquier tabaquería) para armar tus cigarros. Con esto, evitarás que el calor esté demasiado cerca de tus labios y habrá un efecto de filtrado antes de que aspires el humo.

° Ten cuidado al comer productos con marihuana. Por una parte, comer la marihuana en vez de fumarla es mejor porque evitas el daño a tu aparato respiratorio. Por otra parte, es más riesgoso, porque uno nunca sabe a ciencia cierta qué cantidad de cannabis hay en el producto que estás ingiriendo (brownies, pastel, etc.) y, como el efecto tarda mucho más en aparecer (hasta que el aparato digestivo procese la comida), la persona corre el riesgo de creer que fue muy poco lo que comió, puede entonces ingerir más, y luego tener un tremendo viaje. También ten en cuenta que comer marihuana produce ciertos malestares estomacales, así que recomendamos mucha prudencia con este método de consumo: come una porción pequeña y espera hasta un par de horas a sentir los efectos antes de decidir si comes más. Otra cosa: la marihuana ingerida tiene un efecto mucho más prolongado que la fumada, ten cuidado con eso también.

° No mezcles la marihuana con otras sustancias. Esto es especialmente importante con el alcohol. Mezclar marihuana y alcohol puede llevarte a problemas serios de intoxicación y de pérdida de control sobre tu cuerpo. Esta mezcla puede darse en el contexto de fiestas o reuniones donde ambas drogas están disponibles, pero trata de evitarla al máximo, pues el “cruce” de las dos puede llevarte a resultados muy desagradables. Ten cuidado también con el tabaco. Hay personas que hacen cigarrillos de marihuana y tabaco mezclados, pero esto solamente aumenta el potencial de daño al fumar, pues las sustancias del tabaco son mucho más nocivas (y adictivas) que las de la marihuana.

° Aprende a decir “ya fumé suficiente”. Si bien no existe el riesgo de que tengas una sobredosis de marihuana, ya que esto es absolutamente imposible, si fumas más de la cuenta llegará un punto en que pierdas la coordinación y el dominio sobre tu cuerpo, y eventualmente te quedes dormido. No es necesario llegar a este punto. Fumar marihuana debe ser una experiencia placentera, agradable y productiva. Fumar en cantidades moderadas puede ayudar a inspirarte, si eres un artista o un científico, y tiene efectos benéficos para la salud, si sufres de una enfermedad como cáncer o sida, pues reduce las náuseas y favorece el apetito, entre otros beneficios médicamente comprobados. Sin embargo, fumar descontroladamente puede hacer que la experiencia pierda su lado agradable y se convierta en un episodio negativo.

° Finalmente, ¿qué hacer si una persona se pone paranoica luego de consumir marihuana? Si bien esto es muy raro, puede ocurrir con personas que fuman por primera vez y que de pronto, al ver su cerebro trabajando a un ritmo mucho más acelerado del que acostumbra, se pueden asustar y tener un episodio de paranoia temporal. Si esto te ocurre a ti o a alguien con quien estás, lo primero es conservar la calma y recordarle a esa persona que se trata de algo pasajero y que en cuestión de una hora o dos, su cabeza regresará a la normalidad y el efecto se desvanecerá. El principal miedo de quienes sufren este tipo de situaciones es el pensar “¿y si me quedo así para siempre?”. Tranquiliza a la persona, dile con claridad que no le va a pasar nada y que la vas a acompañar hasta que el efecto pase, y de ser posible dale de comer o beber algo dulce (una malteada es ideal). Pon a la persona a que respire profundamente, recostada en una posición cómoda, y aléjala de ruidos estridentes, luces, grupos de gente o elementos que aumenten su ansiedad. Una alternativa más agresiva podría ser meterla a una regadera de agua fría, pero esperemos que no tengas que llegar a esos extremos, porque va a ser muy desagradable para la persona y puede aumentar su malestar. Por lo general, la respiración profunda y lenta, y el alejar a la persona de ruidos, luces y gente funcionará.

¿Qué otras recomendaciones se te ocurren para la reducción de riesgos a la salud y para mejorar las interacciones sociales de las personas que fuman marihuana? Comparte tus ideas con nosotros en la sección de comentarios, y pásale esta página a tus amigos, para promover una cultura más sana entre los que disfrutamos de la cannabis. Recuerda que esto no es incompatible: muchos deportistas de alto rendimiento han demostrado que se puede ser un consumidor de marihuana y tener éxito en el deporte, por ejemplo. La marihuana no mata, pero si la consumes descontroladamente te puede llevar a problemas de salud que se pueden evitar si la usamos con más inteligencia.

 

 

Imágenes: http://meaninglessexistance.deviantart.com/

There are no comments yet, add one below.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Captcha (resolver para verificación) * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.