¿Qué hará México ante la oleada de legalización en Estados Unidos?

 

El pasado 4 de noviembre se realizaron las elecciones intermedias en Estados Unidos, en las que se renovó el poder legislativo (con malos resultados para los demócratas, el partido de Obama) y además se votaron iniciativas locales en muchos estados, sobre temas como el salario mínimo, el matrimonio igualitario y la legalización de la marihuana, entre otras.

Lo interesante de esta jornada de votaciones es que 3 nuevos estados se sumaron a la lista de entidades norteamericanas en las que la marihuana es legal no solamente para fines terapéuticos, sino para usos recreativos. Con esto, ya son 5 los estados donde los mayores de edad pueden fumar sin riesgo de ser molestados por la autoridad: Colorado y Washington (desde 2012) y ahora Alaska, Oregon y Washington DC. Asimismo, se votó por la legalización del uso medicinal de la marihuana en Florida y en la isla de Guam, que es un territorio no incorporado.

Florida rechazó la medida, lo cual resulta irónico porque es uno de los estados con más sobrecarga al sistema de salud, por el número de jubilados que se van a vivir ahí, y sabemos que la marihuana ha resultado benéfica para los sistemas de salud de los estados que la han aprobado. Guam, por su parte, aprobó la propuesta, y ahora se podrá recetar como un medicamento más.

Con esta nueva oleada de procesos de legalización en Estados Unidos, resulta cada vez más absurdo que en México se mantenga la ilegalidad de la planta. Una vez más, México pone los muertos, y Estados Unidos pone las balas y los dólares. La guerra contra las drogas es una política global impulsada desde Estados Unidos hace 50 años, y los nulos resultados a nivel mundial son evidentes, en especial en México donde lo único que han logrado las estrategias de 5 décadas ha sido fortalecer al narcotráfico y crear un multimillonario negocio que controlan unos cuantos (pero muchos de esos cuantos están en el gobierno).

La legalización de la marihuana en la capital de Estados Unidos es una muy buena noticia para el movimiento a nivel global, y es una burla al gobierno mexicano, que ha sido presionado constantemente por Estados Unidos para destruir plantíos, arrestar capos y militarizar el país, mientras que del otro lado de la cerca se vive bajo otros estándares.

Ciertamente México tiene temas muy graves y muy urgentes entre manos en estos días. Pero no hay que perder la perspectiva de eventos como este. En Estados Unidos el camino hacia la legalización total, a nivel federal, es cuestión de muy poco tiempo, acaso unos cuantos años. ¿Qué actitud va a tomar México entonces? En el sur, Uruguay ya legalizó plenamente, y en Argentina, Chile y Colombia ya hay iniciativas en camino para la legalización parcial de la planta (en primera instancia, para usos medicinales). ¿Y México?

Si México se sigue rezagando en actualizar sus políticas respecto a la marihuana, la debacle continuará por el mismo camino que hasta ahora. José Mujica, presidente de Uruguay, ha dicho que la finalidad última de legalizar la marihuana fue quitarle el negocio a los narcos y disminuir su poder, permitiéndole al estado tener nuevos ingresos, controlar la circulación de la hierba, y dando pie a una política integral que incluye educación e información verídica sobre los riesgos asociados al consumo de marihuana. Hay en esas consideraciones mucha sensatez que podría ser imitada en México.

Ojalá que las autoridades mexicanas tomen unos pasos atrás en su frenética guerra contra las drogas y se den cuenta de que la marihuana no es el enemigo. La planta no es el demonio que tradicionalmente nos han enseñado que es, y naciones más avanzadas que México ya lo tienen tan claro que están sacando provecho de ella. Ya es tiempo de que demos un giro en nuestra intolerancia hacia la marihuana y que acabemos con los mitos. Como siempre hemos insistido, no se trata de hacer la guerra contra las drogas, sino hacer la paz con ellas.

There are no comments yet, add one below.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Captcha (resolver para verificación) * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.